Cerramos por Semana Santa (18 al 22 de abril). Nos vemos a partir del 23 de Abril.

Cuidar de tus botas Sancho ayudará a incrementar todavía más su longevidad. El cuidado regular incrementará su resistencia al agua e impedirá la acumulación de suciedad. Los cuidados serán diferentes en función del material:

CUIDADOS GENERALES:

  • Tras un día de lluvia, las botas Sancho deben secarse a temperatura ambiente, lejos de cualquier fuente de calor (secador, radiador, etc), conviene rellenarlas de papel de periódico para que este absorba toda la humedad del interior de la botas.
  • Antes de la limpieza se retirará la suciedad exterior con un paño ligeramente húmedo. Para las manchas en la piel, se puede aplicar un poco de jabón neutro.

CUIDADOS SEGÚN MATERIALES:

  • Para las pieles engrasadas, una vez retirada la suciedad con un paño húmedo, se aplicará una pequeña cantidad de grasa de caballo con una esponja, extendiéndola de manera uniforme. Una vez hidratada la piel, si queremos sacarles brillo a las botas, deberemos cepillar o frotar hasta conseguir el resultado deseado.
  • Para las pieles vacunas y rectificadas, tras limpiar la suciedad con un paño húmedo, se empleará crema o betún con esponja y extenderemos con cepillo de forma uniforme.
  • Las pieles exóticas, tipo serpiente, se limpiarán a favor de la escama con un paño húmedo y se aplicará crema especial para este tipo de pieles, en caso de no disponer de ella, también se puede utilizar crema hidratante neutra.
  • En el caso de ante o nobuck se recomienda limpiarlas en seco, con un cepillo de cerda blanda y aplicar posteriormente un spray protector.